miércoles, 19 de julio de 2017

A las iglesias cristianas apóstatas


Nadie, o muy poca gente en el mundo, cree ya en las verdades bíblicas trascendentales. Por doquier se escuchan, se ven y se leen noticias y artículos “religiosos” a cual más manipulador, perverso, aberrante y blasfemo. Y lo curioso es que los miembros del clero católico, los que deberían levantar la voz, parecen estar ausentes: ni se les oye, ni se les espera. Como dijo alguien: “El mundo se ha convertido es un manicomio gobernado por los propios pacientes”

Esta introducción viene a cuento por lo que me ha sucedido recientemente. Hace unas semanas envié dos correos electrónicos a dos altos cargos de la Iglesia Católica narrando el suceso milagroso que tuvo lugar en mi vida hace casi 30 años. A pesar de que me ofrecí para que se examinara lo que digo por un grupo de expertos en teología mística, la respuesta, como ha venido siendo habitual, fue el silencio. Tal vez pensaron que lo que vi y escuché aquella noche era el producto de una “enajenación mental”. Pues, benditas sean ese tipo de enajenaciones. O tal vez pensaron que estaba exagerando lo sucedido. “Piensa el ladrón que todos son de su condición”. O tal vez se partieron de la risa cuando leyeron el correo…Sea como fuere, los llamados a distinguir lo verdadero de lo falso, han menospreciado la Verdad Completa que tenían delante.

Intentando comprender el por qué dudan tanto de que Dios se dirija a quien le place, encontré el siguiente texto en Internet. Texto al que aporto mis comentarios.

“COMPENDIO DE TEOLOGÍA ASCÉTICA Y MÍSTICA” 
ADOLPHE TANQUEREY 

REGLAS PARA EL DISCERNIMIENTO DE LAS REVELACIONES.

"Para discernir bien las verdaderas revelaciones, y saber descubrir lo humano que en ellas pudiera tener parte, conviene mucho señalar reglas lo más determinadas que sean posibles. Estas reglas se refieren a la persona que recibe las revelaciones, al objeto acerca del cual versan, a los efectos que causan, y a las señales que las acompañan. 

Reglas concernientes a la persona que recibe las revelaciones. 

Verdad es que Dios puede hacer revelaciones a quien le plazca, aún a los mismos pecadores; pero de ordinario no las concede sino a las almas, no solamente fervorosas, sino elevadas ya al estado místico. Por lo demás, aun para interpretar las revelaciones verdaderas es necesario conocer las buenas dotes y defectos de quienes creen haber sido regalados con revelaciones. Es menester, pues, examinar sus dotes naturales y sobrenaturales. 

a) Dotes naturales: 

1) en cuanto al temperamento, ¿son gente bien equilibrada; o tocada de psiconeurosis o de histerismo? Claro está que, en el último caso, hay razón para poner en cuarentena las pretendidas revelaciones, porque tales temperamentos padecen frecuentes alucinaciones. 

Comentario: A la pregunta: "¿Son gente bien equilibrada; o tocada de psiconeurosis o de histerismo?" Respondo: ¿Los examinadores “religiosos” son gente bien equilibrada? Lo pregunto porque si los examinadores “cristianos” creen en las innumerables falsedades científicas, los primeros que deben ser examinados de la fe son ellos. 

2) Por lo que toca al estado mental, ¿es persona discreta, de rectitud de juicio; o de imaginación exaltada, y de excesiva sensibilidad? ¿Es persona instruida, o ignorante? ¿Dónde aprendió lo que sabe? ¿No habrá quedado enflaquecido su espíritu por alguna enfermedad o por largos ayunos? 

Comentario: A la pregunta: "¿Es persona instruida, o ignorante?" Respondo con otra pregunta: ¿Una persona instruida es aquella que ha creído y aprendido todas las mentiras científicas universales y trascendentales para la humanidad, negando así la palabra dada por Dios? A la pregunta: "¿Dónde aprendió lo que sabe?" Respondo: ¿Dónde aprendieron ustedes que las palabras de los hombres son más valiosas y fiables que las palabras de Dios, en la Facultad de Teología Atea? Yo conozco la Verdad sobre el Universo que me ha sido inspirada por Dios. Ustedes, ni conocen ni escuchan la Verdad porque no son siervos de Dios. A la pregunta: "¿No habrá quedado enflaquecido su espíritu por alguna enfermedad o por largos ayunos?" Respondo: Precisamente, la Historia de las Revelaciones Ascéticas y Místicas nos dice que el sufrimiento (por la causa que fuere), manteniendo una fe inquebrantable en el Señor, es una prueba que debemos pasar de forma previa al regalo de una visión. ¿O creen ustedes que el Señor Jesucristo se deleita con los que banquetean y disfrutan de la vida rodeados de riquezas, de lujosos manjares y de refinados vinos y licores? Por favor, ¡dejen de razonar de la misma forma que los fariseos!  "Todo es vanidad y apacentarse de viento"

3) En cuanto a la moral, ¿es persona de verdad sincera; o acostumbra a exagerar la verdad, y a veces a inventar lo que no pasó? ¿Es de temple sosegado, o apasionado? 

Comentario: A la pregunta: “¿Es persona de verdad sincera; o acostumbra a exagerar la verdad, y a veces a inventar lo que no pasó?” Respondo: ¿Son ustedes sinceros? Si lo fueran escucharían la Verdad. Pero no lo son. Les gusta juzgar a los demás cuando deberían ser ustedes los juzgados. Y lo serán…muy pronto. Si al menos hubieran intentado conocerme, sabrían que aborrezco la mentira. Sabrían que no envidio ningún lujo ni comodidad de este mundo. Sabrían que soy una persona paciente. ¿Les parece poco llevar 30 años esperando a que se cumplan los designios de mi Señor Jesucristo? Seguro que esperar tanto tiempo, también les parece de “locos”. ¿Estaba loco Noé cuando Dios le ordenó crear el arca en la cima de una montaña? ¿Estaba loco Abraham cuando Dios le ordenó que sacrificara a su hijo Isaac?... No se trata de locura, se trata de tener FE verdadera. Algo que a ustedes les falta. Sabrían que he perdido todo lo que los mortales desean y ambicionan, por la fe en Cristo, mi Señor y Salvador. Sabrían que vivo intentando cumplir con los preceptos de la doctrina cristiana original. Sabrían que me duele el alma ver cada día como la humanidad anda ciega y perdida porque los pastores se han “aliado con el mundo”… ¿Y yo –dicen ustedes- soy el soberbio? ¡Cuánto orgullo y vanidad!

b) Con respecto a las cualidades sobrenaturales habrá de mirarse si la persona: 1) es de sólida virtud, largamente probada, o sólo de fervor más o menos sensible; 2) si tiene sincera humildad y profunda, o, por el contrario, le gusta figurar y contar a todos los favores espirituales que dice recibir (Comentario: la primera persona a la que me dirigí, hace 26 años, contando la visión que tuve fue a un sacerdote de mi parroquia. Todavía me viene a la memoria su mirada escéptica y su sonrisa irónica. Por tanto, dada la “fe espiritual” que mostró el sacerdote, envié Cartas al Director de un conocido periódico. Cartas que se publicaban y con las que mantuve interesantes intercambio de opiniones escritas con algunos lectores, hasta que el periódico cambio de Dirección (¿?) y dieron por finalizadas las publicaciones de mis cartas. Entonces, decidí exponer o publicar en Internet el resultado de mis investigaciones. ¿Y hablan ustedes de paciencia y de humildad?); la verdadera humildad es la piedra de toque de la santidad (Por eso no veo santidad alguna entre el clero católico); y, cuando falta, es ésta muy mala señal (Y tan mala. Tanto que pronto llegará un Juicio que pondrá a cada uno en su lugar); 3) si manifiesta a su director las revelaciones, en vez de andarlas contando a los demás y si dócilmente sigue los consejos del director (Ya veo lo que hacen los “directores espirituales”... Echarse a reír); 4) si ha pasado ya por las pruebas pasivas y los primeros grados de la contemplación; especialmente si tuvo éxtasis alguna vez en su vida, o sea, si practica en grado heroico las virtudes: de ordinario guarda Dios las visiones para las almas perfectas (Claro, por eso en el clero católico “culto y moderno”, que carece de almas perfectas, no reciben visiones de Dios).

B) Reglas concernientes a la materia de las revelaciones. 

En esto es donde debemos poner mayor atención; porque toda revelación, que fuere contraria a la fe o a las buenas costumbres, debe rechazarse sin compasión, según la doctrina unánime de los Doctores, fundada en aquellas palabras de S. Pablo: “Aun cuando nosotros mismos, o un ángel del cielo os predique un Evangelio diferente del que nosotros os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas I, 8). Dios no puede contradecirse, ni revelar cosas contrarias a lo que nos enseña por medio de su Iglesia. 

Comentario: Respecto a la regla: “En esto es donde debemos poner mayor atención; porque toda revelación, que fuere contraria a la fe o a las buenas costumbres, debe rechazarse sin compasión”. ¡Caramba! ¿Y qué pasa con las absurdas y falsas teorías científicas que son contrarias a la fe bíblica y que no son rechazadas por la Iglesia sin compasión? ¡Hipócritas! Cuelan un mosquito y se tragan un camello. Buscan un "mosquito" en los videntes para rechazar lo que cuentan y se tragan un camello de mentiras y sandeces científicas. 

Continuando con el comentario a la regla mencionada, la teoría astronómica que llevo exponiendo durante casi 30 años, está en perfecta sintonía con lo que se dice en la Sagrada Biblia: Que Dios creó la Tierra para ser “el escabel de sus pies”. Y que yo sepa, los escabeles permanecen fijos, no se desplazan por el suelo o por el espacio. Y creó la Tierra miles o millones de años antes de la creación de la Luna, del Sol y de las estrellas. Y la razón natural de las cosas nos dice que si Dios creó la Tierra para ser habitada, no tiene sentido alguno que la Tierra con sus habitantes se desplace por el espacio imitando a una “montaña rusa”. Y ese mismo sentido natural de las cosas nos dice que una creación joven como el Sol, no debe prevalecer sobre una creación vieja o anciana como es la Tierra. Es el orden natural de las cosas: el hijo (lo joven) debe estar supeditado al padre (lo viejo), y no al revés. Precisamente, esa edad tan longeva de la Tierra es la que los científicos aplican, erróneamente, a todos los objetos del Universo.

Respecto a la frase: “Dios no puede contradecirse, ni revelar cosas contrarias a lo que nos enseña por medio de su Iglesia”. Efectivamente, la teoría astronómica que defiendo no solo no contradice a las Sagradas Escrituras, sino que las confirma y las avala. Cosa que no hace la falsa ciencia en la que creen, sin fisura alguna, los “pastores modernos” de la Iglesia Católica. 

C) Reglas tocantes a los efectos causados por las revelaciones. 

Por los frutos se conoce el árbol; las revelaciones pueden, pues, conocerse por los efectos que causan en el alma. 

Comentario: Se diría que todo el clero católico sufre de miopía aguda. No son capaces de ver los efectos que causan en el alma y en las conciencias la ciencia falsa y embustera: estupidez, apostasía, suicidios, inmoralidad, mentiras, guerras, miseria, avaricia, violencia, asesinatos de niños inocentes, eutanasias, etc., etc., etc.

domingo, 9 de julio de 2017

Profecías de santos y videntes católicos


Aviso al lector de esta entrada: 

Las profecías y visiones que se exponen en esta entrada, no forman parte del Canon de la Iglesia Católica. Forman parte de una amplia documentación aportada por distintos santos y visionarios a lo largo de la Historia. Las únicas profecías verdaderas y sin tacha, son las contenidas en la Sagrada Biblia. 

 Sobre las repúblicas y democracias

Venerable Bartolomé Holzhauzer (1613-1658)

El Venerable Bartolomé Holzhauser, después de predecir la Revolución Francesa, Napoleón y su caída, dice:

"De todos lados conspirarán los pueblos en favor de la república. En medio de esto, la paz no se habrá aún restablecido definitivamente. Y así se verán todavía terribles calamidades por todas partes: la Iglesia y sus ministros serán hechos tributarios; los príncipes serán derribados; los monarcas, muertos y sus vasallos entregados a la anarquía. El Omnipotente, entonces, intervendrá con un golpe admirable que nadie en el mundo puede imaginarse. Y aquel poderoso monarca que debe venir de la parte de Dios reducirá a nada la república, subyugará a todos sus enemigos, destruirá el imperio de los franceses (la república o segunda bestia), y reinará de Oriente a Occidente. Lleno de celo por la verdadera Iglesia de Cristo, unirá sus esfuerzos a los del futuro Pontífice por la conversión de los infieles y herejes. Bajo semejante Pontífice será menester que el reino de Francia y las otras Monarquías se pongan de acuerdo después de las sangrientas guerras que las habrán desolado (primera y segunda guerras mundiales), y que, bajo la dirección de aquel gran Papa, emprendan la conversión de los infieles. Y así todas las naciones vendrán a adorar al Señor su Dios" (S. M. Mirakles, págs. 45-46).

"Porque si bien en la quinta edad no vemos por todas partes sino las más deplorables calamidades; devastado todo por la guerra; oprimidos los católicos por los herejes y malos cristianos; la Iglesia y sus ministros hechos tributarios; trastornados los reinos, muertos los monarcas, atormentados los vasallos y conspirando todos los hombres por erigir repúblicas; se hace un cambio admirable, por la mano de Dios Todopoderoso, tal que nadie pueda humanamente imaginárselo. Pues este monarca poderoso que vendrá como enviado de Dios, destruirá las repúblicas hasta los cimientos, someterá todo a su poder y empleará su celo en favor de la verdadera Iglesia de Cristo. Todas las herejías serán relegadas al infierno. El imperio de los turcos (¿Islam, república?) será destruido y aquel monarca reinará de Oriente a Occidente..." (S. M. Mirakles, pág. 48; M. Servant, pág. 277).

Venerable Bartolomé Holzhauser (1613-1658)

"Dios dejará libre curso a su cólera ya anunciada, incluso en otras partes. No quedarán más que pocos hombres (profecía bíblica), los reinos serán destruidos, los principados serán aniquilados, las repúblicas disueltas, las gentes distinguidas rebajadas y casi reducidas a la mendicidad. El 'tigre' (la primera bestia apocalíptica) afligirá a la Iglesia y sobre la tierra reinarán la más grandes de las miserias, una miseria que lanzará por todos lados la confusión" (M. Servant, págs. 252-253; ver también Bartholomeus Holzhauser, Geschicht, Augsburg, 1831).

María Martel (Siglos XIX y XX) El 1 de mayo de 1903:

"La Santa Virgen anuncia: 'El tiempo vendrá, hijos míos, rezad, rezad mucho... Es necesario rezar por el futuro Rey... y por el Soberano Pontífice... La República va a caer; es el reino de Satanás... Otro mundo y otro Reino van a venir..." 

El 2 de mayo de 1903: "En estos días, hijos míos, vosotros vivís bajo el reino de Satanás, y este reino es un reino de crímenes y de desgracias. Francia renacerá por el Sagrado Corazón de mi Divino Hijo" (M. Servant, págs. 822-823).

Revelaciones sobre la Iglesia Católica 

Santa Brígida de Suecia (1303-1373) 

En reiteradas ocasiones Nuestro Señor amenaza con irse a los paganos:

"Y, pues, los cristianos me persiguen con sus malas obras y me echan de sus corazones, me iré a los paganos, que aunque ahora Mi Nombre les es insípido y amargo, llegará a serles más dulce que la miel". Añade que si los católicos perseveran en su maldad, "vendré a ellos como gigante terrible, fuerte y áspero, porque vendré tan terrible para los cristianos, que ni el dedo pequeño se atreverán a mover contra Mí; tan fuerte, que serán ante Mí como un mosquito; y tan áspero que sentirán un dolor que no tendrá fin" ( Celestiales revelaciones..., págs. 100-101).

Los cristianos serán espiritualmente siervos de los gentiles:

"Has de saber que todavía tendrán los gentiles tan gran devoción que los cristianos serán espiritualmente siervos de ellos y se cumplirá lo que dice la Escritura, que el pueblo que no entenderá me glorificará y se poblarán los desiertos, y cantarán todos: "Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo'" ( Celestiales revelaciones..., pág. 412).

Amonestación a los que deberían defender a la Iglesia:

"Me disteis la palabra de defender a mi Iglesia y de favorecer a los pobres, y tributáis obsequios a mis enemigos; arrojáis también mi bandera, y enarboláis la de mi adversario. "Seguidme, pues, sino seréis derretidos como la cera por medio el fuego. ¿Por qué rasgáis vuestra promesa? ¿Por qué menospreciáis vuestro juramento?" ( Celestiales revelaciones..., págs. 110-112). 

Nuestro Señor le explica a Santa Brígida una visión relativa a la Iglesia:

"Aquel noble ejército real que viste, es la Santa Iglesia que edifiqué con mi Sangre y con la de mis Santos. Y con mucha caridad junté y puse en ella a mis escogidos y amigos. El fundamento de esta Iglesia es creer que soy Justo Juez y misericordioso, pero este fundamento lo han derribado y aportillado el muro, porque todos dicen que soy misericordioso, y casi ninguno cree que soy Juez que juzgo justamente. Me tienen por mal Juez, como lo sería el que de misericordia soltase y diese por libres a los culpados, para que afligiesen más a los inocentes. Pero se engañan, porque aunque misericordioso soy Justo Juez, de tal manera que ni aún el más mínimo pecado dejaré sin castigo, ni el más pequeño bien sin remuneración. Por esta mina y portillo que hicieron en el muro, han entrado en la Iglesia todos aquellos que sin temor alguno me ofenden; y con esto afirman que no soy Justo Juez; y de tal manera maltratan a mis amigos, que les sujetan con cepos como si fueran malhechores. Para mis amigos no hay día bueno, ni consuelo alguno, todo es afligirlos como si fueran unos malvados. Si hablan la verdad que de Mí han aprendido, se la reprueban y les dicen que son engañadores y mentirosos; desean hablar y oír lo que es justo y recto, pero, ni hay quien se lo oiga ni quien se lo diga. Y lo peor es que siendo Yo el Señor absoluto y Criador de todas las cosas, Soy blasfemado, pues dicen los malos: "No sabemos si hay Dios, y aunque lo haya, nada nos importa". Echan por los suelos mi bandera, y la pisan diciendo: "¿Por qué padeció Jesucristo muerte? ¿Qué nos aprovecha a nosotros? Haga lo que nosotros queremos, que eso basta, y no queremos su reino: téngaselo y gócelo El'". Deseo hallar entrada en el alma de estos tales, y ellos dicen: "Antes moriremos que dejar de hacer nuestra voluntad'.

Profecías cumplidas Bernardo Rembort (1689-1783) 

"Se puede escapar a muchas pruebas rezando al padre de la Misericordia y a Jesucristo, a quien es Honor y toda Gloria. Las gentes se ríen de mi diciendo que soy un pobre 'spielmann' (bobo, farsante). Pero vendrá el tiempo en que mis palabras se cumplirán. Los hombres serán ingeniosos para hacer cosas maravillosas y llegarán a olvidar a Dios; se burlarán de Él porque se creerán todopoderosos a causa de sus carruajes que recorrerán el mundo sin ser arrastrados por caballos, de suerte que se calcularán las distancias a vuelo de pájaro. 

"Su orgullo los llevará a reírse de los signos del cielo y no los tomarán en consideración. Un hombre surgirá y despertará al mundo dormido, golpeando con voz fuerte a los orgullosos y destruyendo los sabios. Y porque el orgullo y la voluptuosidad y las modas lujosas son tan grandes, Dios castigará al mundo. Lloverá veneno sobre las cosechas, lo que traerá gran hambre en los países, al punto que miles y miles de personas atravesarán el océano en busca de patrias más dulces (Emigración)

"Los hombres imitarán a los pájaros; querrán volar como ellos, pero Dios confundirá su suficiencia como a Babilonia. Yo veo también la muerte de los profanadores sacrílegos y la ruina de los reyes. Tendrán un castigo tan severo por haberse atrevido en su insolencia a atacar a Dios y haber creído en su pobre inteligencia que podrían romper los designios de Dios Todopoderoso. Porque llevando el nombre de Dios sobre los labios, escondían al diablo en su corazón" (S. M. Mirakles, págs. 87-89).

San Vicente Ferrer (1350-1419) 

Vendrá un tiempo que ninguno lo habrá visto: llorará la Iglesia: las viudas se levantarán hiriendo sus pechos y no encontrarán consuelo; ahora está lejos, pero llegará sin falta y muy cerca de aquel tiempo en que dos empezarán a hacerse reyes; sus días no se alargarán mucho. "Llorad viejos y ancianos: suplicad, llorad si alguno sois testigos de estruendo tan grande, de modo que ni fue, ni será, ni se espera ver otro mayor sino el que se experimentará en el juicio. "Pero la tristeza se convertirá en gozo; el Rey de los reyes, el Señor de los señores todo purificará y renovará; la Francia, con su orgullo, será del todo abatida; su Príncipe, ay ay; que si las bandas lo vieran se aterrarían. "Oh Migueletes. Oh catalanes. La Casa Santa, las vuestras y las de toda España prevendréis y dispondréis la justicia: los días no distarán; están ya a las puertas: veréis una señal y no la conoceréis: pero advertid que en aquel tiempo las mujeres vestirán como hombres y se portarán según su gusto y licenciosamente; los hombres vestirán vilmente como mujeres..." (J. Lascoé, págs. 76-77; B. Sánchez, págs. 45-46).

Sobre los dos testigos citados en el Apocalipsis 

Santa Brígida de Suecia (1303-1373)

Nuestro Señor promete a Santa Brígida "un labrador" que destruirá a sus enemigos: " ...pues aquellos mismos que por su primacía o dignidad eran los que solían y debían aplacar a Dios, han caído mucho de su santidad y buen ejemplo y no consideran que Dios Señor de todas las cosas, se hizo pobre para enseñar a menospreciar todo lo del mundo y amar lo del cielo. Mas el hombre, de suyo pobre, se ha hecho rico con falsas riquezas, y todos quieren seguir este camino, siendo muy pocos los que no lo intentan. (Celestiales revelaciones, pág. 89).

Menester es que mis amigos a quienes Yo enviaré, trabajen varonilmente y con presteza "Así, pues, el Omnipotente enviará e incitará un labrador para que venga con el arado (No envía a un "doctor" en teología, envía a un labrador que representa la sencillez y la humildad de la fe verdadera basada en la palabra y en el temor de Dios), el cual no buscará tierras, ni hermosuras corporales, ni temerá la fortaleza de los valientes, ni las amenazas de los príncipes, ni hará acepción de personas, sino que despedazará las carnes de los malvados y dará en el suelo con sus cuerpos, entregándolos a los gusanos y las almas las pondrá en poder de aquel a quien sirvieron (Satanás)" ( Celestiales revelaciones, págs. 210-211).

Sor Mariana de Jesús Torres (1563-1635) 

Aquellos que deberían defender en justicia los derechos de la Iglesia, darán la mano a sus enemigos.

”Aciagos tiempos sobrevendrán, en los cuales, cegando en la propia claridad aquellos que deberían defender en justicia los derechos de la Iglesia, sin temor servil ni respeto humano, darán la mano a los enemigos de la Iglesia para hacer lo que éstos quisieren (La Iglesia Católica está traicionando a la labor evangelizadora y ejemplarizante que le fue encomendada. Ponen más fe en los hombres de ciencia, que en la palabra del Hijo de Dios. Admiten como consejeros en su Academia Pontificia de la Ciencia a científicos ateos y paganos).

"Pero ¡ay! del yerro del sabio, del que gobierna la Iglesia, del Pastor del redil que mi Hijo Santísimo le confió a su cuidado. Pero cuando aparezcan triunfantes y cuando la autoridad abuse de ella cometiendo injusticias y oprimiendo a los débiles, cercana está su ruina, caerá desplomada por el suelo y alegre y triunfante cual tierna niña resurgirá la Iglesia y se dormirá blandamente mecida en manos de hábil corazón maternal del elegido hijo mío muy querido de aquellos tiempos al que si dócil presta oído a las inspiraciones de la gracia, siendo una de ellas la lectura de las grandes misericordias que mi Hijo Santísimo y yo hemos tenido contigo, lo llenaremos de gracias y dones muy particulares, lo haremos grande en la tierra y mucho más en el cielo donde le tenemos reservado un asiento muy precioso, porque sin temor a los hombres, combatió por la verdad y defendió impertérrito los derechos de su Iglesia, al que bien lo podrán llamar mártir..." (Vida admirable de la Rvda. Madre Mariana de Jesús Torres, Tomo II, Cap X, págs. 124-125).

San Luis María Grignion de Montfort (1673-1716) 

”Lo esencial de esta devoción consiste en el interior, que ella debe formar, y, por este motivo, no será comprendida igualmente por todo el mundo. Algunos han de detenerse en lo que ella tiene de exterior, y no pasarán adelante, y éstos serán el mayor número; otros en número reducido entrarán en su interior, mas subirán apenas un peldaño. ¿Quién alcanzará el segundo? ¿Quién se elevará hasta el tercero? ¿Quién finalmente se identificará en esta devoción? Aquel solamente a quien el Espíritu Santo de Jesucristo revele este secreto. El mismo conducirá a ese estado el alma fiel, haciéndola progresar de virtud en virtud, de gracia en gracia y de luz en luz, para que llegue a transformarse en imitación de Jesucristo, y alcance la plenitud de su edad sobre la tierra y de su gloria en el Cielo" (Tratado de la Verdadera Devoción, n° 119).

Fray Calixto (+1759) 

”Un hombre, instrumento de Dios, ha vuelto a encender la lumbre. Felices los que han sobrevivido. Gloria a Dios" (S. M. Mirakles, pág. 115). Bernardo Rembort (1689-1783)

”Su orgullo los llevará a reírse de los signos del cielo y no los tomarán en consideración. Un hombre surgirá y despertará el mundo dormido, golpeando con voz fuerte a los orgullosos y destruyendo a los sabios. Y porque el orgullo y la voluptuosidad y las modas lujosas son tan grandes, Dios castigará el mundo..." (S. M. Mirakles, pág. 88). 

Sor María Lataste (1822-1847)

”Vendrá, pues, aflicción sobre la tierra, reinará opresión en la ciudad que yo amo y en la que dejé mi corazón. Se hallará sumida en la tristeza y desolación, se verá rodeada de enemigos como un pájaro cogido en las redes y por espacio de tres años se creerá que va a sucumbir. Pero Mi Madre bajará a ella y tomará de la mano al anciano sentado en su trono y le dirá: “Llegó la hora, levántate. Mira a tus enemigos: los ahuyento uno tras otro y desaparecen para siempre. Me glorificaste en el cielo y en la tierra. Mira a los hombres. Veneran tu nombre, tu valor, tu poder. Vivirás y yo viviré contigo. Anciano enjuga tus lágrimas; yo te bendigo'" (J. Lascoé, págs. 147-148).

Sor María de los Dolores y Patrocinio (1811-1891)

"Hablando conmigo misma en cierta ocasión, me dijo la Sierva de Dios: “Se obrará tan gran maravilla, que llenará de asombro el mundo entero... Los hombres están muy descuidados... y el hombre de Dios se acerca; ya no tardará: a quien les coja descuidados no les irá bien... Estoy pensando y me hace bendecir a Dios que para todo lo más grande se vale su Divina Majestad de un puñado de polvo. ¿Quién ha de pensar cómo ha de ser el prodigio? Nadie lo puede imaginar; y así será grande el asombro del mundo. Nadie ni nada será capaz de adelantar el momento ni la hora...¨(Sor María Isabel de Jesús, págs. 513-514).

Madame Royer (1841-1924) 

El 24 de mayo de 1914: "Cuando todo recurso humano habrá desaparecido, y que todo parecerá perdido, el Sagrado Corazón intervendrá. Entonces surgirá el elegido de Dios y la Francia no podrá negar que ella deberá solamente su salvación al Sagrado Corazón" (A. Marty, pág. 84).

En 1915: "Los malos se destruirán ellos mismos... Francia será como desamparada... Entonces llegará aquel que debe todo restaurar. Será necesario aceptar aquel que la Providencia enviará..." José de Walbach (1853-?)

Sobre el hombre providencial dice: "En medio de la tempestad surgirá un hombre de bien, que vive en el temor de Dios. Todos los corazones se volverán hacia él y lo amarán. Milagros brillantes señalarán su venida y los más incrédulos serán obligados a reconocer la intervención divina" (J. Gonthier, 117).

PADRE PALAU - Ermitaño N. 113, Año 1869

De un momento a otro aparecerá un Moisés, un hombre a quien obedecerá los infiernos, los cielos, los elementos, la naturaleza entera. Los prodigios, con que acreditará la divinidad de su misión serán tan estupendos, que los que opero Moisés ante el Rey de Egipto no son sino una sombra y figura. Seguirán a este restaurador los elegidos, solo los elegidos, aquellos que tienen escritos sus nombres en el libro de la vida, y los demás católicos apostataran dividiéndose unos de otros. Lo que está escrito se cumplirá en la persona de este restaurador "ut comtemnatur et multa palcatur" será desconocido, perseguido, despreciado de los católicos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida (...) 

Satanás será encerrado al abismo por el nuevo Moisés y por sus apóstoles, y será con él sepultada al infierno la maldad de la tierra(...) 

¿Cuándo vendrá ese restaurador? No se conoce otro restaurador que Elías Tesbites. ”Elías venturus est et eum venerit, restituet omnia”, si viene la restauración verdadera que consiste en la conversión a Dios de todas las naciones y de sus reyes, el restaurador no puede ser un rey, sino un apóstol; la guerra no convierte, sino que arruina, y este apóstol será Elías, el Elías prometido, sea cual fuere el nombre que al aparecer se le dé. Llámese Juan, Moisés, Pedro, el nombre importa poco: la misión de Elías restaurará la sociedad humana, porque así Dios lo tiene en su Providencia ordenado".

Sobre los nuevos apóstoles 

San Luis María Grignion de Montfort (1673-1716)

"...el Altísimo y su Santa Madre deben suscitar grandes santos de una santidad tal que sobrepujarán la mayor parte de los santos como los cedros del Líbano se aventajan de los pequeños árboles de su alrededor, según revelación hecha a una alma santa. 

"Estas grandes almas, llenas de gracia y de celo, serán escogidas en contraposición a los enemigos de Dios que agitan por todos lados, y ellas serán especialmente devotas de la Santísima Virgen, esclarecidas por su luz, alimentadas de su leche, conducidas por su espíritu, sustentadas por su brazo y guardadas bajo su protección, de tal modo que combatirán con una de sus manos y edificarán con la otra (cfr. 2 Esd. 4, 17). Con la derecha combatirán, derribarán, aplastarán a los herejes con sus herejías, los cismáticos con sus cismas, los idólatras con sus idolatrías, y los impíos con sus impiedades; y con la izquierda edificarán el templo del verdadero Salomón y la ciudad mística de Dios, esto es, la Santísima Virgen que los Santos Padres llaman el 'templo de Salomón' y la 'ciudad de Dios'. Por sus palabras y por su ejemplo, arrastrarán todo el mundo a la verdadera devoción y esto les ha de atraer enemigos sin cuenta, mas también victorias innumerables y gloria para el único Dios..." ( Tratado de la Verdadera Devoción, n°s 47-48).

"Mas el poder de María sobre todos los demonios ha de quedar más patente con más intensidad, en los últimos tiempos, cuando Satanás comience a armar insidias a su talón, esto es, a sus humildes siervos, a sus pobres hijos, los cuales Ella suscitará para combatir el príncipe de las tinieblas. Ellos serán pequeños como el talón y pobres a los ojos del mundo, y rebajados delante de todos como el talón, pisados y perseguidos como el talón en comparación con los otros miembros del cuerpo. Mas, en cambio, ellos serán ricos en gracias de Dios, gracias que María les distribuirá abundantemente. Serán grandes y notables en santidad delante de Dios, superiores a toda criatura, por su celo activo, y tan fuertemente amparados por el poder divino, que, con la humildad de su talón y en unión con María, aplastarán la cabeza del demonio y promoverán el triunfo de Jesucristo" ( Tratado de la Verdadera Devoción, n° 54).

"Serán hijos de Leví, bien purificados en el fuego de las grandes tribulaciones, y bien unidos a Dios, que llevarán el oro del amor en el corazón, el incienso de la oración en el espíritu y la mirra de la mortificación en el cuerpo y que serán en todas partes para los pobres y pequeños el buen olor de Jesucristo, y para los grandes, los ricos y los orgullosos del mundo, un olor repugnante de muerte. 

"Serán nubes tronantes volando por el aire al menor de los soplos del Espíritu Santo, que, sin apegarse a cosa alguna ni admirarse de nada, ni preocuparse, derramarán la lluvia de la palabra de Dios y de la vida eterna. Retumbarán contra el pecado, lanzarán gritos contra el mundo, fustigarán al demonio y a sus secuaces, y, para la vida o para la muerte, con la espada de dos filos de la palabra de Dios (cfr. Ef. 6, 17), todos aquellos a quienes fueren enviados de parte del Altísimo. 

"Serán verdaderos apóstoles de los últimos tiempos, y el Señor de las virtudes les dará la palabra y la fuerza para hacer maravillas y alcanzar victorias gloriosas sobre sus enemigos; dormirán sin oro ni plata, y lo que es mejor, sin preocupaciones, en el medio de los otros Padres y eclesiásticos, 'inter medios cleros' (Sl. 67, 14) y, sin embargo poseerán las alas plateadas de la paloma, para volar, con la pura intención de la gloria de Dios y de la salvación de las almas, adonde los llamare el Espíritu Santo, dejando tras de sí, en los lugares en que predicaren, el oro de la caridad que es el cumplimiento de la Ley (Rom. 3, 10).

"Sabemos en fin, que serán verdaderos discípulos de Jesucristo, andando en las pisadas de su pobreza y humildad, del desprecio del mundo y caridad, enseñando el camino estrecho de Dios en la pura verdad, conforme el Santo Evangelio, y no por las máximas del mundo, sin preocuparse ni hacer acepción de persona alguna, sin evitar, escuchar o temer ningún mortal, por poderoso que sea. Tendrán en la boca la espada de dos filos de la palabra de Dios; en sus hombros ostentarán el estandarte ensangrentado de la cruz, en la derecha, el crucifijo, en la izquierda el Rosario, en el corazón los nombres sagrados de Jesús y María, y, en toda su conducta, la modestia y la mortificación de Jesucristo.

"Son los grandes hombres que han de venir, suscitados por María, en obediencia a las órdenes del Altísimo, para que su imperio se extienda sobre el imperio de los impíos, de los idólatras y de los mahometanos" (Tratado de la Verdadera Devoción, n°s 56-59).

A esto lo llaman democracia


Origen del sistema político de las repúblicas 

Dicen los historiadores que el sistema político de las repúblicas (la elección popular de un rey temporal) tuvo su origen en la Roma clásica, unos 500 a.C. Eso es lo ellos creen. La realidad es otra muy distinta. El sistema republicano lo intentó establecer Lucifer, hace millones de años, en el Reino de Dios.

¿Quién era Lucifer?

 Según la tradición cristiana, Lucifer era un arcángel, ejemplo de belleza y sabiduría, a quien la soberbia le condujo a la oscuridad. Desde su rebelión en el Cielo, es denominado el adversario de Dios.

El profeta Ezequiel, nos deja una descripción que hace alusión a dos destinatarios: el rey de Tiro y el ángel caído Lucifer, o sea Satanás:

"Hijo de hombre, entona una elegía sobre el rey de Tiro. Le dirás: Así dice el Señor Yahveh: Eras el sello de una obra maestra, lleno de sabiduría, acabado en belleza. En Edén estabas, en el jardín de Dios. Toda suerte de piedras preciosas formaban tu manto: rubí, topacio, diamante, crisólito, piedra de ónice, jaspe, zafiro, malaquita, esmeralda; en oro estaban labrados los aretes y pinjantes que llevabas, aderezados desde el día de tu creación. Querubín protector de alas desplegadas te había hecho yo, estabas en el monte santo de Dios, caminabas entre piedras de fuego. Fuiste perfecto en su conducta desde el día de tu creación, hasta el día en que se halló en ti iniquidad. Por la amplitud de tu comercio se ha llenado tu interior de violencia, y has pecado. Y yo te he degradado del monte de Dios, y te he eliminado, querubín protector, de en medio de las piedras de fuego. Tu corazón se ha pagado de tu belleza, has corrompido tu sabiduría por causa de tu esplendor. Yo te he precipitado en tierra, te he expuesto como espectáculo a los reyes. Por la multitud de tus culpas por la inmoralidad de tu comercio, has profanado tus santuarios. Y yo he sacado de ti mismo el fuego que te ha devorado; te he reducido a ceniza sobre la tierra, a los ojos de todos los que te miraban. Todos los pueblos que te conocían están pasmados por ti. Eres un objeto de espanto, y has desaparecido para siempre." (Ez 28.12-19)

La soberbia fue lo que caracterizó todo el proceso de rebeldía. Lucifer –el adversario de Dios llamado Satanás- sintiéndose admirado y poderoso por la hermosura y el conocimiento que su Creador le había concedido, creyó que podría ser igual a Dios ocupando el Trono en el Reino de los Cielos. Para satisfacer su ambición sin límites, urdió una estrategia “diabólica”: mentir y engañar a millones de criaturas angelicales para conseguir que le apoyaran en su deseo. Entonces tuvo lugar el origen de las repúblicas. Pero su deseo de erigirse en Rey en el Reino de Dios le salió caro: el Arcángel Miguel le arrojo del Reino de Dios a la Tierra, al grito de “¡Quién como Dios!”. Lucifer quería ser rey…y le fue concedido su deseo: es el rey en el reino de la oscuridad o infierno. Por eso, desde la creación de la humanidad, Satanás (el Adversario y Mentiroso) no hace otra cosa que engañar a la humanidad inspirando la creación de repúblicas en los países de la Tierra, el mismo sistema que quería establecer en el Reino de Dios.

Vemos, pues, que el sistema político republicano –y su fundamento: las democracias- tienen un origen diabólico. Por eso, personas con espíritus del mundo, soberbias, embusteras y con la ambición de alcanzar el poder político, establecen en sus respectivas naciones el sistema ideado por el Diablo manipulando y engañando a las mayorías sociales, concediendo todo tipo de derechos y leyes inmorales a cambio de sus votos. Satanás, consigue así un triunfo aparente de su ambición en la Tierra. Pero, el triunfo es solo aparente: Dios va a poner fin, pronto, a tanta mentira, engaño e inmoralidad del mundo.

Está escrito en el libro del Apocalipsis. Al final de los tiempos Cristo vencerá a Satanás y lo encerrará en una prisión (el infierno) «para que no engañe más a las naciones». ¿Y cómo ha engañado Satanás a las naciones? Utilizando tres formas o métodos fundamentales: 1) inspirando a los hombres una ciencia o conocimiento falso del Universo cuyo desarrollo histórico ha traído consigo un ateísmo generalizado; 2) dividiendo la fe cristiana en numerosas ramas doctrinales, muchas de ellas blasfemas y aberrantes; 3) imponiendo en las naciones del mundo el sistema político republicano, inmoral y fraudulento.

viernes, 7 de julio de 2017

La iniquidad de M. Lutero


Estos son algunos ejemplos de las herejías y blasfemias que originó la soberbia de Martin Lutero y la falsa ciencia del "hijo de la perdición": Nicolás Copérnico.

Evangelistas que ven en lo que se ha convertido el Imperio de la Bestia cuyos gobernantes habían estado sujetos, durante siglos, a sus doctrinas "morales". Ahora se escandalizan por las nefastas consecuencias de sus heréticas doctrinas. Alimentaron a una bestia y ahora no pueden dominarla...
Uno de tantos sacerdotes que, si la traducción al español es la correcta, acabará en el infierno sirviendo a Satanás, el Mentiroso... Resulta obvio, que el autor del vídeo es ateo o es un ignorante. Por eso lo titula "sacerdote ADMITE que...", en vez de titularlo "sacerdote DICE que...".   Las numerosas aberraciones doctrinales y blasfemias que produce la ignorancia, la avaricia y la ceguera en el mundo...

lunes, 3 de julio de 2017

Causas de la homosexualidad

"Yo haré que sean los hombres más escasos que el oro de Ofir" (Isaías 13:12)

"Por eso la maldición devora la Tierra, y son culpables sus moradores. Por eso arderán los moradores de la Tierra, y quedarán pocos hombres" (Isaías 24:6)

Acaba de celebrarse en Madrid (España), el Día Internacional del "orgullo" gay. Celebración en la que han participado e intervenido numerosos personajes -perdón, quería decir personalidades-, de la política, de la economía y de la cultura. Se ve que apoyar a los distintos colectivos de “sexualidad invertida”, produce numerosos y pingües beneficios que ninguna institución política, económica o cultural quiere perderse. Pues bien, respecto a la homosexualidad creciente en el mundo, y sabiendo de antemano que seré duramente criticado e insultado por mis palabras políticamente "incorrectas", quiero decir lo que pienso:

Jesucristo nos advirtió: “Estad atentos a las señales”…Y nadie ve ninguna señal, porque todos creen que las señales a que hace referencia Jesucristo serán de tal magnitud y tan evidentes que todo el mundo será capaz de verlas. El mundo, cegado por los discursos científicos de la casualidad o del azar, no entiende el amplio sentido que adquieren las palabras divinas. Las señales no tienen porqué ser catastróficas o evidentes, las hay casi inapreciables y las tenemos delante casi a diario. Pero para poder verlas, hay que tener los ojos del espíritu abiertos y no cerrarlos ante la Verdad.

La realidad es que vivimos rodeados de numerosas señales. Señales de todo tipo que indican el estado caótico del mundo: apostasía generalizada, pobreza, sequías, inmoralidad, delincuencia, drogas, avaricia, violencia doméstica, hijos rebeldes, difamaciones, desempleo, guerras, terrorismo, "cambio climático", etc., etc. Y una de esas señales que observamos de forma cotidiana, no es otra que la proliferación de la homosexualidad. Jamás en la Historia de la Humanidad se había concentrado en una sola época tanta sexualidad invertida. Unos son homosexuales innatos o de nacimiento, y otros lo son por vicio. Estos últimos no tienen justificación alguna para sus prácticas antinaturales, aberrantes y perversas. Y dicha práctica viciosa es aprobada y legalizada por los gobiernos “progresistas” occidentales, de cuya práctica sexual invertida hacen insistente promoción y propaganda en la “educación” escolar de niños y jóvenes, y en todos los medios de comunicación sociales…Y es que para conseguir el poder político, el sistema republicano o “democrático” se ve obligado a echar las redes en aguas contaminadas para pescar votos, o a conseguirlos entre los sectores sociales más abyectos, perversos e inmorales.

Para comprender la razón de la homosexualidad innata no hay que recurrir a la genética. No es cuestión de la genética (de la carne y de la sangre), es cuestión del espíritu. Es en el espíritu que nos da la vida y que recibimos de Dios, donde está grabada o anexionada la inclinación sexual de cada persona. Por tanto, todos aquellos que prometen curar la homosexualidad, mediante el uso de fármacos o mediante tratamientos psicológicos, solo intentan conseguir beneficios económicos engañando y mintiendo a sus pacientes.

El aumento de la homosexualidad en el mundo, es una SEÑAL clara y nítida del pensamiento y las creencias culturales del pensamiento “invertido”. Luego, si el mundo cree en que lo antinatural es lo natural o que lo falso es lo verdadero (el pensamiento invertido), no es de extrañar que Dios decida castigar a la humanidad invirtiendo la inclinación sexual natural en los espíritus de los hijos de las generaciones incrédulas, paganas o impías. Es la forma divina de decir al mundo que está invirtiendo la creencia sobre la realidad natural de las cosas. Por consiguiente, la abundante homosexualidad en el mundo es un síntoma o señal de las creencias en las mentiras y falsedades científicas, políticas y religiosas trascendentales.

Las tres materias o cuestiones trascendentales en las que la humanidad piensa de forma invertida, son las siguientes:

1.- Creer en la falsa concepción heliocéntrica del “sistema solar” y su posterior desarrollo histórico ateo sobre la naturaleza y origen del Universo, basado en la casualidad o en el azar. Desarrollo histórico, basado en falsedades, del que se aprovecharon otros científicos necios y enemigos de la Verdad, denigrándose a sí mismos y a la humanidad al considerar que todos somos parientes lejanos de unas bestias irracionales. Creer en tal absurdo e imposible, es una herejía.

La prueba para todo cristiano de que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, es el propio cuerpo carnal o físico de Jesucristo: Dios hecho carne sin la participación genética de un varón humano. El mundo vio, hace 2.000 años y con toda naturalidad, que la imagen humana de Cristo era semejante al del resto de los varones contemporáneos. Sin embargo, el razonamiento para un creyente debe ser el siguiente: no es que el cuerpo físico de Jesucristo era semejante al de los hombres, sino que el cuerpo físico de los hombres es semejante al cuerpo del Hijo de Dios que creo a la humanidad a su “imagen y semejanza”. Es fácil comprender este razonamiento para los que tienen espíritu de Dios, e imposible de razonarlo para quienes tienen espíritu del mundo.

2.- Creer en la concepción política de las repúblicas o democracias, basadas en que la autoridad política se consigue a través de los hombres y no de Dios.

Si bien consintió Dios que su pueblo tuviera reyes para liberarse del "rígido" Gobierno de los Jueces (sistema antiguo de gobierno elegido por Dios), los reyes sucesivos no actuaron conforme a la moral y a la justicia divina. Y rodeados de consejeros impíos, muchos de los reyes históricos se volvieron déspotas, tiranos y ajenos a las necesidades reales del pueblo. Pero lejos de volver al sistema de gobierno elegido por Dios: el Gobierno de los Jueces, las élites sociales incrédulas y ateas tomaron como referencia de gobierno el sistema republicano o democrático para establecerlo en las naciones. Nadie sospechaba que este sistema fraudulento, embustero y de un capitalismo inmoral era la gota que colmaba el vaso. Por eso este sistema es calificado de bestia, porque se fundamenta en la cuestión primera: la falsa ciencia ha hecho creer al hombre que es una bestia, y el hombre acaba creyendo que el, y solo el, es el dueño de su destino político, económico y social, como si Dios no existiera.

3.- Creer en la concepción religiosa de una falsa cristiandad. Nadie, o muy pocos creen en la palabra de Yavé y cumplen con la doctrina de la fe y las obras.

La manipulación que hacen los falsos cristianos de los textos sagrados es de una perversión manifiesta. Los modernos “teólogos” buscan entre los versículos bíblicos para ver cuál de ellos se adapta o se ajusta a sus intereses doctrinales y económicos, rechazando todos los que no les interesa. El cristiano verdadero no puede seleccionar unos textos bíblicos que relajan la doctrina moral, despreciando otros que exigen un mayor sacrificio personal.

Nadie ha dicho que sea fácil vivir comportándose como un verdadero cristiano. Ya sabemos que las cosas de Dios y las cosas del mundo son incompatibles. De hecho, ningún mortal es capaz de cumplir a la perfección con toda la doctrina cristiana. Pero debemos vivir intentando, en lo posible, ser fieles imitadores de Nuestro Señor Jesucristo.

Por último: ¿Tiene curación la sexualidad invertida? La tendrá por voluntad de Dios -y no por la ciencia de los hombres-, cuando el mundo abra los ojos, pida perdón por los errores cometidos en el pasado y acepte la realidad de las cosas o la verdad completa. Entonces, las enfermedades anexas o grabadas en los espíritus humanos por voluntad de Dios… desaparecerán del mundo. 

domingo, 2 de julio de 2017

La apostasía, la iniquidad y la perdición


Nos dice el apóstol Pablo en (2 Tesalonicenses 2:1-17):

“Por lo que se hace a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con Él, os rogamos, hermanos, que no os turbéis de ligero, perdiendo el buen sentido, y no os alarméis ni por espíritu, ni por discurso, ni por epístola, como si fuera nuestra, como si el día del Señor estuviera inminente. Que nadie en modo alguno os engañe, porque antes ha de venir la apostasía (su inicio histórico) y ha de manifestarse el hombre de la iniquidad, el hijo de la perdición, que se opone y se alza contra todo lo que se dice Dios o es adorado, hasta sentarse en el templo de Dios y proclamarse Dios a sí mismo” 

¿A qué se refiere el apóstol Pablo con las palabras señaladas en color amarillo? ¿Está hablando de una sola persona… o de dos? ¿Se refiere a individuos…o a sistemas fundados o iniciados por dos personas?

A primera vista, el texto parece señalar a una persona. Sin embargo, la impresión inicial es tan solo una apariencia engañosa para aquellos que viven alejados de la fe y la doctrina verdaderas.

Si los apóstoles cometieron algunos errores de interpretación al pensar que algunas profecías sobre el final de los tiempos estaban próximas a cumplirse en su época, con este texto de Pablo el razonamiento moderno se invierte: piensan los teólogos que las palabras de Pablo se refieren al final de los tiempos, cuando en realidad su cumplimiento comenzó en el maldito y fatídico siglo XVI.

El apóstol Pablo se refiere a una cultura y a una religión que tendrán alcance internacional. Menciona a dos personas pero unificándolas en una sola porque, entre otras cosas, ambos personajes históricos tenían en común que eran miembros del clero católico.

Con la frase: “antes ha de venir la apostasía y ha de manifestarse el hombre de la iniquidad, el hijo de la perdición”, Pablo se está refiriendo a Lutero y a Copérnico que, casi de forma simultánea, iniciaron y establecieron en el siglo XVI dos falsas y heréticas culturas de alcance internacional: La herética reforma religiosa de M. Lutero (el hombre (el padre) de la iniquidad) y la falsa cosmología heliocéntrica de Nicolás Copérnico (el hijo de la perdición). El primero recibe el calificativo de hombre (adulto o “padre”) porque es el artífice original de la herejía religiosa o iniquidad. Y el segundo recibe el calificativo de “hijo” porque su sistema heliocéntrico ya tenía un “padre”: el astrónomo griego Aristarco de Samos, cuyas creencias e ideas paganas sobre el Universo fueron copiadas y aplicadas, 1.700 años después, por Copérnico. Observe que es a este último (la falsa ciencia iniciada por Copérnico) de quien dice Pablo: “que se opone y se alza contra todo lo que se dice Dios o es adorado, hasta sentarse en el templo de Dios y proclamarse Dios a sí mismo” Y así es, la Ciencia moderna, iniciada con Copérnico y fundamentada en el paganismo, la falsedad, el caos y el ateísmo, está siendo considerada por el mundo entero como la Nueva Religión Internacional. Todo el mundo ha puesto su fe en ella. Hasta la clase sacerdotal adora a la falsa ciencia ofreciendo conferencias a científicos ateos en los salones del Vaticano (Gobierno y representación de la Iglesia Católica). O sea, la ciencia moderna se cree Dios, se sienta en el templo de Dios y se proclama Dios a sí misma. 

Y dice Pablo a continuación:

“¿No os recordáis que, estando entre vosotros, ya os decía esto? Y ahora sabéis qué es lo que le contiene hasta que llegue el tiempo de manifestarse (el tiempo de manifestarse no fue otro que el siglo XVI).

Porque el misterio de iniquidad está ya en acción (en tiempos de Pablo, Satanás ya estaba preparando su estrategia para dividir y destruir quince siglos después la fe en Cristo); solo falta que el que le retiene sea apartado del medio (Dicen los historiadores que el siglo XVI fue el de “un nuevo comienzo histórico” por los cambios radicales que se produjeron durante dicho siglo). Entonces se manifestará el inicuo (entonces el mundo conocerá las falsedades del sistema internacional), a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, destruyéndole con la manifestación de su venida. La venida del inicuo (la ciencia falsa y embustera) irá acompañada del poder de Satanás, de todo género de milagros, señales y prodigios engañosos, y de seducciones de iniquidad para los destinados a la perdición por no haber recibido el amor de la verdad que los salvaría. Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira y sean condenados cuantos, no creyendo en la verdad, se complacen en la iniquidad”

Observen que el concepto de “matar con el aliento o soplo de la boca”, se aplica de igual forma tanto al retoño del tronco de Jesé (Isaías 11:4), como a los dos testigos del Apocalipsis (Apoc. 11:5) Y estos personajes bíblicos harán su aparición en el final de los tiempos. Por tanto, ¿será el Señor Jesús el que matará con el aliento de su boca, o serán esos personajes los que maten a los impíos en el nombre de Jesucristo?

Respecto a la frase: “La venida del inicuo irá acompañada del poder de Satanás, de todo género de milagros, señales y prodigios engañosos, y de seducciones de iniquidad para los destinados a la perdición por no haber recibido el amor de la verdad que los salvaría”. Resulta evidente su significado para quienes aman la verdad y no se dejan engañar por tantas falsedades científicas, políticas y religiosas, que resultan trascendentales para la humanidad.

Con los términos “milagros, señales y prodigios”, el apóstol se está refiriendo a los inventos científicos y tecnológicos de la era moderna (señales engañosas también se mencionan en Apoc. 13:12,13). No resulta difícil comprender que para una persona que vivía hace 2000 años, ver en visiones que los hombres vuelan (aviación), que se envían palabras por el aire (teléfonos), que cae fuego del cielo (bombas) o que se ven imágenes lejanas (televisión), etc., fuesen consideradas como “milagros y prodigios”. Pero el apóstol pone en guardia a la cristiandad que vivirá en esa época de “milagros”: ¡Tened cuidado! ¡Sed astutos! No os dejéis engañar por los avances tecnológicos, porque la mayoría de ellos han sido inspirados por el mismo Satanás para apartar de Dios a los débiles en la fe.

Observen que el texto de Pablo se compone de dos partes separadas por la conjunción “y”. Si en la primera nos habla de los peligros por creer en los “milagros” de la ciencia, en la segunda nos alerta sobre los engaños religiosos cuando dice: “y de seducciones de iniquidad”. Por eso, los destinados a la perdición lo son por no haber recibido el amor de la verdad (no haber creído en la ciencia y en la doctrina verdadera de Dios) que los salvaría.

Todos creen en las mentiras internacionales que se difunden a través de los medios de comunicación públicos o privados y nadie cree en las verdades doctrinales y científicas aunque las tengan delante de sus ojos.

Respecto al texto: “sean condenados cuantos, no creyendo en la verdad, se complacen en la iniquidad”. Que se puede decir que no esté dicho en el texto: Todos los que no creen en la Verdad Completa (la científica, la política y la religiosa) están condenados por Dios.

¿En qué creen los protestantes poderosos de EE.UU. que están bloqueando este blog o interfiriendo en la divulgación de la Verdad?

lunes, 19 de junio de 2017

El siervo de Yavé

Estoy seguro de que a los visitantes y "observadores" de este blog, les parecerá extraño lo que van a leer a continuación en esta entrada y que lo interpretarán de forma equivocada.

Parte primera

En los dilatados textos de la Sagrada Biblia, y en especial en los proféticos, nos encontramos en ocasiones con textos cuya interpretación más instintiva o primaria nos lleva a una conclusión precipitada de su significado verdadero. Y no son pocos los errores de este tipo que he venido observando en los comentarios a pie de página en mi Biblia Nácar Colunga (Edic MCMLXXI).
 
Los errores de interpretación por parte de los exegetas se originan por la creencia errónea de que la verdad objetiva y racional se imparte en las facultades universitarias, cuando, en realidad, estas instituciones están colaborando en el mantenimiento del Gran Engaño Internacional. Considerando que todos los gobernantes y poderosos de las naciones han sido adoctrinados en dichas instituciones del “conocimiento”, se comprende el por qué se niegan a admitir las verdades trascendentales en materia científica, política y religiosa.

"Pues el hombre animal no percibe las cosas del Espíritu de Dios; son para él locura y no puede entenderlas, porque hay que juzgarlas espiritualmente" (1 Corin 2:14)

No obstante, entre los errores de interpretación, hay uno que quiero comentar por la relación que mantiene con algunos aspectos de mi vida. Me refiero al texto de Mateo 12:18-21 que hace referencia al del profeta Isaías 42:1-4 donde se dice:

 “He aquí a mi siervo, a quien elegí; mi elegido, en quien se complace mi alma. He puesto mi espíritu sobre él; él dará el derecho a las naciones. No gritará, no hablará recio ni hará oír su voz en las plazas. No romperá la caña cascada ni apagará la mecha que se extingue. Expondrá fielmente el derecho, sin cansarse ni desmayar, hasta que establezca el derecho en la Tierra; las islas (las naciones) están esperando su ley”.

El texto parece indicar que se refiere a Jesucristo, como así lo creía el apóstol Mateo. Sin embargo, si lo analizamos con atención surge la duda de que el destinatario del texto sea el Hijo de Dios. ¿Por qué? Veamos: 1) El texto nos dice que el siervo ha sido elegido por Dios. Pero el verbo elegir se aplica cuando hay más opciones o candidatos (Usted podrá elegir entre una variedad de frutas o de objetos, pero si solo dispone de una manzana para comer, no tiene posibilidad alguna de elegir). Y que yo sepa, no existe ninguna otra opción o posibilidad de salvación que no sea por el sacrificio en la cruz del Hijo de Dios o de Nuestro Señor Jesucristo. Por tanto, el elegido por Yavé no puede ser su Unigénito. 2) La frase “no disputará ni gritará y nadie oirá su voz en las plazas” no parece referirse a Jesucristo cuya voz se escuchó en todos los lugares donde tenía ocasión. Para eso vino al mundo, para evangelizar con la palabra en las calles, en las plazas, en el templo, en la montaña, etc. Por tanto, el texto debe referirse a una persona que, en el final de los tiempos, no podrá hablar sobre las verdades trascendentales en lugares o instituciones públicas (calles, plazas, prensa, televisión, etc) hasta que Yavé lo decida. Y no podrá hablar porque la sociedad no está preparada para escuchar la Verdad. Por eso, y hasta entonces, “nadie oirá su voz en las plazas”; y 3) En el texto se recalca o se explicita que el siervo de Yavé se dedicará a exponer el derecho (una nueva Justicia basada en la Verdad Completa) en todas las naciones “sin cansarse ni desmayar”. Resulta más que evidente que el texto “expondrá el derecho en todas las naciones”, no puede hacer referencia a Jesucristo. La misión de Jesucristo no fue exponer el derecho, sino evangelizar dando ejemplo con su vida y su muerte en la cruz. Por consiguiente, la misión del siervo de Yavé no es otra que la de exponer y establecer la Verdad Completa en todas las naciones de la Tierra.

 Pero el profeta Isaías dice más cosas sobre el "misterioso" siervo de Yavé:

“Así dice Dios, Yavé, que creó los cielos y los tendió, el que extendió la Tierra y sus brotes, el que da al pueblo que (está) sobre ella el aliento, y el soplo a los que por ella andan. Yo, Yavé, te he llamado en la justicia y te he tomado de la mano. Yo te he formado y te he puesto por alianza del pueblo y para luz de las gentes (para llevar el conocimiento de la Verdad), para abrir los ojos de los ciegos (El mundo se ha quedado ciego. No distingue el bien del mal, la verdad de la mentira), para sacar de la cárcel a los presos (a los injustamente encarcelados y a los perseguidos por su fe), del calabozo a los que moran en las tinieblas” (una alegoría sobre los que han sido y viven engañados)

Sigamos leyendo lo que dice Isaías (49:1-7) sobre el “siervo de Yavé”:

“Él me ha dicho: Tú eres mi siervo, en ti seré glorificado. Yo me dije: Por demás he trabajado, en vano y por nada consumí mis fuerzas; pero mi causa está en manos de Yavé, mi recompensa en mi Dios”. 

¿Jesucristo es un siervo del Padre? Siervo es todo aquel que sirve a una persona o cargo superior y, en el caso de Jesucristo, el Hijo tiene la misma dignidad que el Padre. Por tanto, Jesucristo no puede ser un siervo. Además, el texto “mi causa está en manos de Yavé, mi recompensa en mi Dios”, indica que quien habla no puede ser Jesucristo por una razón muy sencilla: Jesucristo es Dios (Yavé) y como tal no puede decir que su recompensa sea Él mismo.

Respecto al texto: “Por demás he trabajado, en vano y por nada consumí mis fuerzas”, ¿pueden atribuirse a Jesucristo que vino al mundo para cumplir con una misión previamente establecida? ¿No será que el texto hace referencia a un simple mortal que ha dedicado su vida a trabajar por la Verdad sin recibir otra cosa que insultos y desprecios?

El profeta habla también de un “retoño”:

“Y brotará un retoño del tronco de Jesé y retoñará de sus raíces un vástago. Sobre el que reposará el espíritu de Yavé, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de entendimiento y de temor de Yavé. Y su respirar será en el temor de Yavé. No juzgará por vista de ojos (por las apariencias), ni argüirá por oídas de oídos (no se dejará influir por los cotilleos), sino que juzgará en justicia al pobre y en equidad a los humildes de la Tierra. Y herirá al tirano con la vara de su boca, y con el soplo de sus labios matará al impío (Observe que lo mismo se dice de los dos testigos en Apocalipsis 11:4-5). La justicia será el cinturón de sus lomos, y la fidelidad el ceñidor de su cintura”

Como se puede razonar, el retoño o siervo de Yavé, recibirá de Dios el espíritu de la Verdad con el que juzgará con equidad a los pobres y humildes de la Tierra y con severidad a los poderosos o tiranos. Además tendrá poder para matar con su aliento o con su palabra a los impíos y a los que intenten matarle. La estrecha relación de este personaje con lo que se dice de los dos testigos en el Libro del Apocalipsis (11:3-5), nos descubre que tanto el profeta Isaías como el apóstol Juan, están hablando de la misma persona: un enviado o elegido por Yavé, que será reconocido en los últimos días.

 Parte segunda 

Por motivos que no puedo comentar aquí, hace casi treinta años sufrí en mi trabajo lo que más tarde se definiría en los medios como “mobbing” (acoso laboral). Intenté dejar la empresa (una multinacional) voluntariamente pero los gastos de la hipoteca y los gastos domésticos me impedían tomar esa decisión. En ese estado de las cosas, una noche, al acostarme, recé una oración para que el Ángel del Señor la presentara ante Jesucristo. Nunca podría haber imaginado lo que pasó aquella noche.

 La visión


 Estoy situado en una plaza cuadrada, muy conocida de la ciudad de San Sebastián, donde entonces residía, flanqueada por las fachadas de cuatro edificios. La plaza está a rebosar de gente formando filas, en pie y todos estamos mirando hacia el edificio (propiedad del Ayuntamiento) que está situado en el norte de la plaza y también en el norte geográfico. Yo estoy situado en el centro de la última fila. De repente, sobre el tejado del edificio situado a la izquierda de la plaza (al este de mi posición corporal) aparece una gran luna llena radiante. Desde la gran luna llena, van surgiendo los planetas más conocidos, uno tras otro, que se dirigen en desfile hacia la derecha de la visión, hacia el oeste, ante la mirada del público que llenaba la plaza. Al llegar el primero de los planetas al lado opuesto (oeste de mi posición corporal), surge una segunda luna llena tan grande y radiante como la primera situada sobre el tejado del edificio lateral derecho (en el lado oeste de la visión). La imagen que se forma en el cielo visible entre los edificios de la plaza es una imagen simétrica: una luna (este o izquierda), un arco compuesto de planetas, otra luna (oeste o derecha). En este estado, el centro del desfile planetario se abre dejando paso a la aparición del Sol. Pero situado detrás del disco solar aparece una figura de hombre vestido con una túnica de un blanco inmaculado y brillante. No se le ve el rostro porque lo mantiene oculto tras el disco solar. La figura mantiene sus brazos cruzados sobre el pecho: el brazo derecho lo mantiene sobre el izquierdo. Y de forma tranquila, la figura suelta el brazo derecho y desciende su mano hacia la multitud de la plaza que levantan sus brazos hacia arriba, lo mismo que hago yo, como deseando ser tocados por Él. Pero la mano del Hombre que viste una túnica blanca va pasando por encima de todas las manos…hasta detenerse a un centímetro de la mía que la mantengo en alto. Y entonces oigo que me dice con una voz serena: “Ya es llegada la hora”. A continuación recogió su brazo volviendo a su estado original y desapareció de la escena. En ese momento, la luna llena situada sobre el tejado del edificio de la derecha de la visión, estalló en pedazos. Y entonces desperté emocionado. El reloj marcaba las 7:00 horas en punto.



Respecto a la figura cuyo rostro lo mantiene oculto tras el disco solar, no tengo la menor duda de que era el mismo Jesucristo, con cuyas palabras me indicaba que debía comenzar a estudiar Astronomía.

Y respecto a la luna llena situada en el lado oeste que estalla en pedazos, me reservo su significado.

Desde entonces, y por causas que resulta largo de explicar, mi vida cambió por completo a peor. Pero, sin duda, lo más doloroso es que, durante treinta años, no haya podido expresarme en sociedad porque en un mundo donde la ciencia moderna es considerada como la Nueva Religión Internacional, nadie entendería que su “religión” está equivocada y, en consecuencia, se dudaría de mi capacidad intelectual y de mi estado o equilibrio mental.

"Hasta el presente pasamos hambre, sed y desnudez; somos abofeteados y andamos vagabundos, trabajamos con nuestras manos; afrentados, bendecimos; y perseguidos lo soportamos; difamados, consolamos; hemos venido a ser como desecho del mundo, como estropajo de todos" (1 Corin 4:11-13)

Comprendo que los “doctores” en las "ciencias mentales" deduzcan que el sueño o visión fue la consecuencia de un estado depresivo. Se equivocan por completo. La psiquiatría moderna está fundamentada en el materialismo ateo puro y duro. En sus métodos clínicos no se contempla ni la existencia de Dios, ni la de los ángeles, ni la del espíritu humano. Por tanto, para la psiquiatría moderna todos los apóstoles y demás santos de la cristiandad que tuvieron visiones, serían considerados hoy como “enfermos mentales”. Es la consecuencia de las grandes mentiras científicas establecidas en el mundo que se divulgan y expanden a través de las instituciones académicas y universitarias.

Como adelanto del resultado de mis investigaciones y estudios durante casi treinta años, puedo afirmar que la cosmología moderna está radicalmente equivocada. Que existe otra nueva y original teoría cosmológica geocéntrica mucho más objetiva y racional, para explicar la mecánica de los astros, que la absurda e imposible teoría heliocéntrica. Dicha teoría inspirada durante años de estudio y dedicación, no es otra que la que se señala en la visión: los astros, incluyendo al Sol, se desplazan todos en órbitas del este al oeste (visto desde el hemisferio norte de la Tierra).

Para terminar, invito al lector a que saque sus propias conclusiones sobre los textos proféticos y las imágenes de la visión. Una pista: en la visión no solo se hace referencia al mundo universal de los astros, también se hace referencia a la religión y a la política.

-------------------------------------------------------

¿Todas las palabras contenidas en los textos de la Biblia han sido inspiradas por Dios? 

Leo en la página web de un “reverendo” protestante:

“Mientras que hay diferentes opiniones acerca de hasta qué punto la Biblia es inspirada, no cabe duda que la Biblia por sí misma clama que cada palabra, en cada parte de la Biblia, fue inspirada por Dios. (1 Corintios 2:12,13; 2 Timoteo 3:16,17) Esta visión de las Escrituras es frecuentemente conocida como inspiración “verbal plenaria”, lo que significa que la inspiración se extiende a cada una de las palabras (inspiración verbal), no sólo a los conceptos o ideas; y que la inspiración se extiende a todas las partes de la Escritura y a todos los temas tratados en la Escritura. Hay algunas personas que creen que sólo partes de la Biblia son inspiradas, que sólo los pensamientos o conceptos que tratan sobre la religión son inspirados. Pero estas opiniones sobre la inspiración se quedan anuladas ante lo que la Biblia demuestra por sí misma. Toda la inspiración verbal plenaria es una característica esencial de la Palabra de Dios”.

Lo que se dice en 1 Corintios 2:12,13: “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu de Dios, para que conozcamos los dones que Dios nos ha concedido”…

Pues bien, ya que tanto les gusta a los protestantes echar mano de la Sagrada Biblia para justificar sus heréticas doctrinas, ¿dónde se dice en este texto, o en cualquier otro texto bíblico, que todas las palabras de la Biblia son inspiradas por Dios? En ninguna parte. Y ningún escrito de la Biblia puede decir tal cosa porque la Biblia, hace 2000 años, no existía como tal. De lo que se habla en este versículo es sobre la diferencia entre tener el espíritu del mundo y tener el espíritu de Dios. Los que tienen el espíritu del mundo se asemejan a los animales irracionales: viven complaciendo a sus instintos más primarios y viciosos, careciendo de racionamiento. Y, para desgracia del género humano, los que tienen el espíritu del mundo son los “pastores” que dicen estar “iluminando” a la humanidad. Respecto a los que viven con el espíritu de Dios, son todos aquellos que por vivir aplicando la doctrina de Dios, han sido y son perseguidos por los “animales irracionales”. De ahí las palabras de Jesucristo: “Si fueseis del mundo (Tener el espíritu del mundo), el mundo os acogería; pero, porque no sois del mundo, sino que yo os escogí del mundo (Tener el espíritu de Dios), por eso el mundo os aborrece” (Juan 15: 19)

Lo que se dice en 2 Timoteo 3:16,17: “Pues toda Escritura es divinamente inspirada y útil para enseñar, para argüir, para corregir, para educar en la justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y consumado en toda obra buena”.

Lo repito: ¿Dónde se dice en este texto que todas las palabras de la Biblia son inspiradas por Dios? El apóstol Pablo, autor de la carta a Timoteo, habla de las Escrituras conocidas entonces (Levítico, Libros proféticos, etc), y no de la Biblia que entonces no existía como tal. El texto de la carta a Timoteo dice que las leyes y la doctrina de las Escrituras son inspiradas por Dios, pero Pablo se refiere al contenido doctrinal y profético, corroboradas por el mismo Jesucristo, y no a todas las palabras escritas que utilizan los autores para narrar lo que vieron o escucharon de Dios. Por ejemplo: Las palabras que se utilizan con frecuencia al comienzo de los textos proféticos, como: “Dijo Dios:”, o “Así dice el Señor, Yavé:” ¿son palabras inspiradas? En absoluto. El profeta escribe “Así dice el Señor, Yavé:” porque para transmitir el mensaje de Yavé se ve obligado a cumplir con las normas básicas de toda narrativa: indicar al autor de las palabras que siguen a continuación. Si el capítulo comenzase directamente enunciando las palabras de Yavé, nadie sabría quien está pronunciando esas palabras. Por tanto, vemos que NO TODAS las palabras de la Biblia son, necesariamente, inspiradas por Dios. Otro ejemplo: Los saludos iniciales, las recomendaciones y las salutaciones finales en las cartas de los apóstoles (Romanos 1:1-7; 16:1-23; 1 Corintios 16:1-24; Filipenses 1:1-2; 4:21-23; 2 Timoteo 4:9-22; etc.) ¿son inspiradas por el Espíritu Santo? No, necesariamente. Para escribir saludos o recomendaciones no hace falta estar inspirados por el Espíritu Santo. Basta con utilizar las normas epistolares de la época. Otro ejemplo: Las palabras que pronunció Pilatos para torturar y condenar a Jesucristo a morir en la cruz, ¿también fueron inspiradas por el Espíritu Santo?...Tratando de parecer piadosos, muchos protestantes –y también muchos católicos- ponen de manifiesto su ignorancia en materias religiosas... Por tanto, meter en el mismo saco los textos inspirados por Dios y los textos narrativos de los autores humanos, es lo propio de quienes alardean de conocer…lo que ignoran por completo. Y es que creen los falsos cristianos que por decir que todas las palabras de la Biblia son inspiradas, muestran su fidelidad a Cristo. La fidelidad a Cristo no se demuestra relacionando con Dios TODAS LAS PALABRAS contenidas en la Biblia. La fidelidad a Cristo se demuestra aplicando, CON HECHOS, la doctrina moral y universal de Dios Padre (no la Ley sobre los holocaustos y la circuncisión que era practicada por el pueblo judío) y de Dios Hijo que es UNO con el Padre (los Sagrados Evangelios).

 Sobre los géneros literarios en la Biblia 

En la lectura bíblica podemos apreciar tres (o más) géneros literarios fundamentales:

1) textos doctrinales y proféticos del Antiguo Testamento que fueron inspirados por Dios o por el Espíritu Santo, y que fueron transmitidos a través de los profetas. Textos sagrados que reciben el nombre genérico de Sagradas Escrituras. Textos de los Evangelios que tratan sobre el Hijo de Dios, que se hizo carne y padeció la muerte en la cruz para salvación de todos los que creen en Él y en su Santa doctrina.

2) textos que utiliza el autor del Libro o el profeta para narrar un hecho histórico vivido por él (Para narrar un hecho histórico no hace falta estar inspirado por Dios. Basta con vivir el acontecimiento y contarlo utilizando la escritura. Los periodistas narran los sucesos diarios y no por eso se debe colegir que están siendo inspirados por el Espíritu Santo),

3) textos de las salutaciones, consejos, alabanzas, plegarias y oraciones de algunos personajes bíblicos.

Así, pues, tenemos (como mínimo) tres tipos o géneros de expresiones literarias en la Biblia:

1.- Ciertamente inspirados por Dios Padre, por Dios Espíritu Santo o por el mismo Dios Jesucristo (prehistóricos, doctrinales, oráculos y proféticos)

2.- Narraciones o crónicas de los distintos autores

3.- Salutaciones, Alabanzas, Plegarias y Oraciones (algunas alabanzas u oraciones, pueden haber sido inspiradas por el Espíritu santo)

Veamos algunos ejemplos de textos inspirados por Dios: 

1.- Prehistórico: “Al principio creo Dios los cielos y la Tierra. La Tierra estaba confusa y vacía…” (Libro del Génesis)

2.- Doctrinal: “Ama, pues, a tu Dios y cumple lo que de ti demanda, sus leyes, sus preceptos, sus mandamientos. Reconoced hoy, pues no hablo ahora a vuestros hijos, que no saben y no vieron la enseñanza de Yavé, vuestro Dios, su grandeza, su mano fuerte y su brazo tendido…” (Deuter 11)

3.- Doctrinal: “(Porque así dice Yavé): He aquí que los que no hubieran debido beber el cáliz, han tenido que beberlo, y ¿vas a quedar tú impune? No, quedarás, no; lo beberás”. (Jeremías 49:12)

4.- Profético: “(Así dice Yavé): He aquí que voy a suscitar contra Babel y contra los habitantes de Leb-Quamay un espíritu exterminador…” (Jeremías 51)

5.- Profético: “Yo miraba durante mi visión nocturna, y vi irrumpir en el mar grande los cuatro vientos del cielo…” (Daniel 7)

6.- Oráculo: “Yavé de los ejércitos lo ha jurado, diciendo: Sí, lo que yo he decidido llegará, lo que yo he resuelto, se cumplirá…” (Isaías 14: 24)

Ejemplos de Narraciones o crónicas: 

1.- “El rey Baltasar dio un gran banquete a mil de sus príncipes, y con ellos se dio a beber vino. Excitado por el vino, mandó Baltasar que le llevasen los vasos de oro y plata que Nabucodonosor, su padre, había tomado del templo de Jerusalén, y que se sirvieran de ellos para beber el rey y sus príncipes, sus mujeres y sus concubinas…” (Daniel 5:1-12)

2.- “Turbóse entonces el rey; y subiendo a la estancia que había sobre la puerta, comenzó a llorar, diciendo: “¡Absalón, hijo mío! ¡Hijo mío, Absalón! ¡Quién me diera que fuera yo el muerto en vez de ti! ¡Absalón, hijo mío, hijo mío!” (2 Samuel 19:1)

3.- “Tenía Joás siete años cuando comenzó a reinar. Comenzó a reinar Joás al séptimo año de Jehú, y reinó cuarenta años en Jerusalén. Su madre se llamaba Sibia, de Berseba.” (2 Reyes 12:1-2)

4.- “Pasados aquellos días, se volvió cada uno a su heredad, y Judit partió para Betulia y moró en su posesión, y fue por toda su vida ilustre en toda la Tierra. Muchos la pretendieron; pero ningún varón la conoció en todos los días de su vida desde el día que murió Manases, su marido, y se reunió con su pueblo…” (Judit 16:25-26)

5.- “Ahora, pues, conviene que de todos los varones que nos han acompañado todo el tiempo en que vivió entre nosotros el Señor Jesús, a partir del bautismo de Juan hasta el día en que fue arrebatado en alto de entre nosotros…” (Hechos 1: 21-26)

6.- “Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira, su mujer, vendió una posesión y retuvo una parte del precio…” (Hechos 5: 1-11)

Ejemplos de Salutaciones, Alabanzas, Plegarias u Oraciones: 

1.- “El capote que dejé en Troade, en casa de Carpio, tráelo al venir, y asimismo los libros, sobre todo los pergaminos…” (2 Timoteo 4:9-22)

2.- “Señor, Dios de mi padre Simeón, en cuya mano pusiste una espada para tomar venganza de los extranjeros que habían violado a una doncella…” (Judit 9: 2)

3.- “Y oró al Señor, haciendo memoria de todas sus obras, diciendo:…” (Ester 13)

4.- “Guíame, ¡oh Yavé!, en tu justicia, a causa de mis enemigos y allana tus caminos ante mí…” (Salmos 5: 9)

5.- “Ezequías recibió la carta de manos de los mensajeros y, luego de leerla, subió al templo de Yavé, y desplegándola ante Yavé, le dirigió esta plegaria: ¡Oh Yavé, Dios de Israel, que te sientas entre los querubines! Tú eres el único Dios de todos los reinos de la Tierra…” (Isaías 37: 14-20)

Sobre la infalibilidad apostólica en materia histórica 

¿Los apóstoles estaban exentos de poder equivocarse en materia histórica cuando escribieron los Evangelios y las Cartas a las distintas Iglesias?

La Sagrada Biblia no es Sagrada por todas las palabras que están escritas en ella, sino por las palabras doctrinales y proféticas que habló Yavé a través de los profetas; por lo que dijo e hizo por nuestra salvación el Unigénito de Dios Padre: Jesucristo, y por las palabras y dones del Espíritu Santo. Las palabras bíblicas que no proceden de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu Santo, no tienen por qué ser consideradas como “sagradas” o inspiradas. Es por eso que algunos versículos de los apóstoles presentan errores involuntarios de interpretación “histórica o temporal”. Por ejemplo, los apóstoles creían que estaban viviendo el final de los tiempos, que la segunda venida de Jesucristo era casi inminente. Son varios los versículos apostólicos donde se menciona la proximidad de tal acontecimiento. Los apóstoles no podían imaginar que para cumplirse el final de los tiempos, la cristiandad debería esperar unos 2000 años más.

En base a la creencia errónea de que estaban viviendo el final de los tiempos, los apóstoles toman distintas profecías referidas a ese futuro lejano y las relacionan con los sucesos de aquella época. Veamos algunos ejemplos:

1.- El evangelista Mateo, creyendo que estaba viviendo el final de los tiempos, relaciona la profecía de Isaías 42:1-4, con la persona de Jesucristo. Sin embargo, si leemos con atención lo que se dice en el texto profético sobre que “nadie oirá su voz en las plazas”, contradice lo que Jesucristo hacia a diario: hablar evangelizando en todas las plazas, calles y lugares donde tenía ocasión. Por tanto, lo que se dice en estos versículos de Isaías, no pueden referirse a Jesucristo.

2.- El evangelista Lucas, en sus Actas o Hechos de los Apóstoles 2:17-21, justificando lo que había sucedido en el día de Pentecostés, escribe: “Y sucederá en los últimos días, dice Dios, que derramaré mi Espíritu sobre toda carne y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas, y vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños…” Vemos que también Lucas estaba convencido de que estaba viviendo los acontecimientos de los últimos días. Por eso relaciona estos versículos proféticos sobre los últimos días a lo sucedido el día de Pentecostés.

3.- En la carta del apóstol Santiago 5:8,9, dice: “Aguardad también vosotros con paciencia, fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cercana…” Otro ejemplo de las creencias generales de los apóstoles sobre la inminente segunda venida del Señor.

4.- En 1 Pedro 4:7, dice: “El fin de todo está cercano…” Hasta el apóstol Simón, llamado Pedro por el propio Jesucristo, está equivocado. Es natural. ¿Quién podía pensar entonces en la larga historia que tendría que recorrer el cristianismo hasta el final de los tiempos? El Espíritu Santo otorgó a los apóstoles el don de lenguas, necesarias para su función evangelizadora en distintas naciones, pero no era necesario inspirar a todos los apóstoles sobre lo que sucedería en el futuro lejano o final de los tiempos porque ya lo había inspirado a los profetas y al apóstol Juan en el Libro del Apocalipsis o Libro de la Revelación. 

 ¿No hacen falta realizar buenas obras para salvarse? 

En la mayoría de los escritos por los protestantes, se hace hincapié en que realizar buenas obras no sirven para salvarse. Se insiste, una y otra vez, en que para salvarse solo basta con tener fe. ¿Por qué se recalca o se subraya tanto en la propaganda protestante lo de que solo con la fe, sin necesidad de obras, estamos salvados? La respuesta es tan simple y tan evidente que casi nadie es capaz de razonarlo: Porque la doctrina protestante, que tiene sometidos a los sucesivos gobiernos históricos de los EE.UU., es una doctrina que ensalza el capitalismo salvaje e inmoral. Y dicho sistema capitalista inmoral de los EE.UU. -causante de la pobreza en el mundo-, intenta ser justificado mediante la doctrina protestante de la innecesaria realización de buenas obras. En otras palabras, como para la salvación no hacen falta realizar buenas obras, el capitalismo inmoral y salvaje tiene campo libre para sus actividades criminales sin necesidad de atenerse a ninguna regla ética y moral. Lo mismo sucede con las guerras y las invasiones a terceros países: como las obras no cuentan para salvarse –sean estas buenas o malas-, EE.UU. no tiene reparo alguno en declarar guerras, intervenir en terceros países o invadirlos causando miles de muertes a militares y civiles. En resumen, la doctrina protestante es la segunda causa –la primera es la falsa ciencia- de las tragedias humanas que ocurren en el mundo moderno.

¿Y en qué se fundamenta la doctrina protestante de la “sola fe”? Dicha doctrina herética no se basa en las palabras de Jesucristo tomadas de los cuatro Evangelios, sino en lo que escribieron algunos apóstoles como Pablo. Pero, me hago la siguiente pregunta: ¿Los escritos del apóstol Pablo tienen más autoridad que las palabras del Hijo de Dios? Y si no es así, ¿por qué la cristiandad moderna concede más importancia a lo que dijo un apóstol que a lo que dijo Nuestro Salvador Jesucristo? 

Dicen muchos “teólogos” -protestantes y católicos-, que todas las palabras de la Biblia fueron inspiradas por el Espíritu Santo. De esta forma, se concede total fiabilidad a las palabras o escritos del apóstol Pablo que parece -solo lo parece- contradecir las palabras de Cristo. Si así fuese, el Espíritu Santo se estaría contradiciendo a sí mismo, porque no puede decir una cosa y la contraria. Una de dos: o el apóstol Pablo se confunde en su doctrina, o quienes se confunden son los que intentan interpretar los textos del apóstol para su propio beneficio o interés personal. Me inclino a pensar que los confundidos son los modernos “doctores”. De lo que habla Pablo no es lo que nos dicen los “sabios” exegetas. Cuando Pablo escribe que ya no hace falta estar sujeto a la Ley, no está diciendo que no son necesarias las buenas obras, sino que se está refiriendo a las prácticas del pueblo judío sobre la circuncisión y los sacrificios de animales para obtener el perdón de los pecados (Tito 1:10,11). No es de extrañar tanta confusión en la interpretación de los textos bíblicos: El mundo está lleno de falsos profetas, al servicio del Diablo, que se disfrazan de apóstoles de Cristo (2 Corintios 11:13-15).

Pero si alguien duda de que hay que realizar buenas obras que lea de nuevo, y con suma atención, lo que dice Jesucristo en los cuatro Evangelios. Comprobará que el Hijo de Dios insiste en que, además de creer en Él, debemos realizar buenas obras. Y yo creo en las santas, justas y verdaderas palabras de Jesucristo sobre la fe y la necesidad de realizar buenas obras. Es más, los escritos del apóstol Santiago –se supone que también estarían inspirado por el Espíritu Santo- están en total sintonía con lo que decía Jesucristo. Lean la carta entera de Santiago. Si no están ciegos comprobarán la necesidad de realizar buenas obras (capítulo 2) y el castigo que les espera a los ricos y poderosos (capítulo 5).

lunes, 12 de junio de 2017

Señales


Señales de que el sistema internacional perverso y diabólico
 está viviendo sus últimos días 

1.- Apostasía internacional.

2.- La humanidad no distingue entre el bien y el mal; entre la verdad y la mentira; entre lo ético y lo inmoral.

3.- La mayoría de los países del mundo son gobernados por repúblicas o democracias (No existe otro sistema político en el mundo que sea más contrario a los deseos de Dios. Las repúblicas, o el poder elegido por los hombres, es un sistema basado en la ideología humanista atea. Oprimen a los más pobres con múltiples cargas fiscales (Isaías 3:12) ignorando la voluntad de Dios para los pueblos y las naciones)

4.- Proliferación de hijos rebeldes a sus padres.

5.- Casas, pisos y mansiones vacías (Isaías 5:8-10)

6.- Legalización de hábitos sociales inmorales, como la homosexualidad (Levítico 18:22-23; Deut 22:5); la prostitución; la ocupación de viviendas ajenas; etc., etc.

7.- Degradación moral de la política y los políticos.

8.- Tergiversación y perversión de la doctrina bíblica y cristiana verdadera.

9.- Violencia social generalizada.

10.- Conflictos bélicos y terrorismo.

11.- Consumo generalizado de alimentos impuros (Levítico 11; Deut 14:3-21; Isaías 65:4; 66:17)

12.- Ausencia total de autoridad moral (Ni los políticos ni los religiosos, muestran signos de autoridad moral alguna… Ni ven, ni oyen, ni hablan)

13.- La moda de los tatuajes ("No os haréis incisiones en vuestra carne por un muerto ni imprimiréis en ella figura alguna. Yo Yavé" Levítico 19:28)

14.- Legalización de lugares públicos para nudistas (Levítico 18:6-17)

15.- Vicios en el clero católico y en los pastores protestantes (Obispos, sacerdotes y pastores avariciosos y millonarios… hablando en sus discursos y sermones de humildad y caridad para con los pobres (¿?))

16.-Proliferación y permisión de la idolatría (Ídolos de la música y del deporte; imágenes religiosas talladas en madera que son idolatradas o tomadas por dioses)

17.- Afeminación de los hombres (Cosa insólita ocurre en nuestros días: los hombres se depilan el cuerpo entero para parecerse al de las mujeres. Además participan en manifestaciones apoyando las tesis de los colectivos feministas. Tesis feministas con las que intentan someter a los varones… No se puede estar más lejos de lo racional y de lo moralmente correcto)

18.- Poder de la mujer sobre el hombre (Jeremías 31:22. La frase: “La hembra rodeará al varón”, significa que (en los últimos tiempos) la mujer dominará socialmente al varón. Las legislaciones en los países occidentales priorizan el derecho de las mujeres –sobre todo si son madres- sobre el derecho de los varones. La razón fundamental no es otra que la rentabilidad política que se obtiene de los colectivos feministas. Otra razón “oculta” del sistema internacional diabólico es invertir el orden natural de las cosas degradando y afeminando a los varones.

Dice la doctrina protestante que "la Biblia y solo la Biblia"... Pues estas cosas, y otras más, están escritas en la Biblia. ¿Las cumplen ustedes?

La estupidez del mundo no tiene límites. Algunos miembros, ignorantes, de iglesias protestantes, en su afán de atacar a la Iglesia Católica, considerando que es la "ramera" bíblica, preguntan en las redes sociales que "dónde se habla en la Biblia del Vaticano o del Papa". La pregunta es propia de necios. Creen que la Biblia es una especie de Diccionario Universal Histórico y que tendría que recoger todos los nombres de las instituciones y cargos que han existido a lo largo de la Historia. Eso demuestra que la mayoría de los protestantes son  ignorantes (y en muchos casos, analfabetos metidos a pastores. Compadezco a sus respectivos rebaños...). Es como decir que la Iglesia Evangelista, o la Iglesia Pentecostal, o la Iglesia Luterana, etc., son unas "rameras" porque en la Biblia no se habla de ellas...En fin, dejemos que los necios se retroalimenten de sus propias necedades...

¿Hay algún cristiano en el mundo que tema a Dios Padre, que escuche Su palabra y trate de vivir cumpliendo con Su santa doctrina?
--------------------------------------------------------------

Aprendiendo a distinguir las señales

Ocurrió el 24-04-2014. Tres días después (27-04-2014) se iba a celebrar la canonización de Juan Pablo II y de Juan XXIII. El monumento de una cruz curva que se había levantado en memoria de Juan Pablo II, pierde su equilibrio y cae estrepitosamente al suelo. Un peregrino resulta muerto al caerle encima una parte de la cruz. “Casualmente”, la víctima es natural de la ciudad de Bérgamo y reside en la calle Papa Juan XXIII. Vemos cómo el "accidente" relaciona directamente a los dos Papas que iban a ser canonizados.




Observe los datos del “accidente”: la cruz estaba dedicada a Juan Pablo II y el fallecido residía en una calle que llevaba el nombre del segundo Papa que iba a ser canonizado: Juan XXIII. ¿Casualidad? Nada de eso. Las casualidades no existen. Fue una señal de Dios con la que mostraba su desacuerdo con la ceremonia de canonización de los dos Papas. Pero como sucede a menudo, ni el Papa Francisco ni sus ministros se dieron por enterados o, si se enteraron, dudaron de que la señal iba en contra de las canonizaciones.


Ocurrió el 20-08-2011, en la Jornada Mundial de la Juventud (Madrid). Era una tarde calurosa y de cielos despejados (se alcanzaron los 40º C). Nada hacía presagiar lo que iba a suceder pocas horas después. A las 22:00 horas, el Papa Benedicto XVI había llegado al lugar y permanecía sentado en el escenario montado para la ocasión, dispuesto a leer su sermón. De repente, en apenas unos minutos, los cielos se nublaron y comenzó a caer una lluvia torrencial acompañada de relámpagos y fuertes ráfagas de viento. El solideo del Papa salió despedido (el solideo solo se lo quitan ante Dios, es decir, ante el Santísimo Sacramento) y Benedicto XVI no tuvo más remedio que permanecer en silencio a la espera de que se calmasen los fuertes vientos.


¿Qué señal estaba enviando Dios al Papa con el inesperado y agresivo cambio climatológico?

En primer lugar, hay que recordar a los cristianos que Dios tiene el poder sobre todas las cosas, entre las cuales se encuentran las lluvias y los vientos. En segundo lugar, resulta extraño que siendo una ceremonia religiosa, dedicada a Dios, hagan acto de presencia la lluvia torrencial y los vientos huracanados cuyos efectos paralizaron la ceremonia religiosa. Y en tercer lugar, observen que es el viento huracanado el que quita el solideo al Papa. Y si el solideo solo se lo quitan ante Dios, es evidente que Dios, o algún Ángel, estaba presente en la ceremonia. Por eso se utilizó al viento para quitarle el solideo, enviando otra señal a la Iglesia Católica de que su proceder en materia pontificia o doctrinal no es la correcta.

Nota: Benedicto XVI renuncio a su pontificado 18 meses después de dicho evento. ¿Cuál fue la verdadera razón que le llevó a presentar la renuncia?

Los tropiezos del Papa Francisco


"Serán confundidos porque hicieron abominaciones y no se avergonzaron, no conocen siquiera la vergüenza; por eso caerán con los caídos, al tiempo de la cuenta tropezarán, dice Yavé" (Jeremías 8:12)

Señales en las cosechas


Para que pueda obtenerse la figura del analema solar es preciso que, o bien el Sol, o bien la Tierra, permanezca sin movimiento de traslación en el foco de las órbitas elípticas. Pero, resulta que el Sol no permanece quieto, sino que se ´traslada por el espacio, en su “movimiento peculiar” dirigido hacia un punto situado en el oeste, a razón de unos 19.500 m/s. Pero, resulta que dicha velocidad “peculiar” del Sol, no es otra cosa que su movimiento orbital alrededor de la Tierra en sentido este-oeste. Por eso es posible obtener la figura del analema solar. Es otra prueba de que la distancia Tierra-Sol no es la establecida por los astrónomos (149,6 mill. kms), sino que es de 1/3 parte menos: unos 98 mill. kms. De ahí que los astrónomos hayan comprobado que el Sol se mueve por el espacio y que su velocidad “peculiar” es de unos 19.500 m/s. Lo que no saben es que el movimiento del Sol no se realiza de forma radial, sino realizando órbitas elípticas alrededor de la Tierra.